25.2 C
Cuernavaca
martes 19 octubre 2021
Inicio Blog Página 2

La historia del primer caso de Gaucher con tratamiento en Colombia

La historia del primer caso de Gaucher con tratamiento en Colombia

Colombia:

¿Por qué a mí?”, se preguntó Gustavo Covelli. Tenía 30 años y parecía que el mundo se le venía encima. No entendía cómo, siendo tan joven, su salud se había deteriorado de un momento a otro. No lograba comprender que su vida cambiaría para siempre.

Más allá del diagnóstico con el que tendría que aprender a convivir, en medio de esa turbulencia de sensaciones que sacudieron su cuerpo, su mente trataba de procesar palabra por palabra lo que su médico le decía.

Pero no era nada fácil. ¿Cómo ser consciente de una enfermedad de la que se sabía muy poco? De hecho, la escasa información que existía implicaba la ausencia de un tratamiento y que las complicaciones de salud continuarían debilitando su organismo.

Gustavo Covelli

Gustavo Covelli, paciente Gaucher, conoció su enfermedad a la edad de 30 años cuando no se tenía mucha información sobre la misma.

“A esa edad uno es el dueño del mundo, se siente invulnerable y conocer un diagnóstico de este tipo es frustrante, pues uno no ve un horizonte claro de su salud. También significa una aceptación de que la vida va a deteriorarse y eso no es nada fácil”, así recordó Gustavo lo que sintió ese día de 1981, cuando su doctor le dijo que tenía la enfermedad de Gaucher.

Esta enfermedad poco usual tiene un día al año para ser conmemorada, con el fin de crear conciencia y visibilizar a quienes la padecen. La fecha estipulada, desde el 2014, es el 1 de octubre.

¿Qué es?

El doctor Jheremy Reyes, especialista en medicina interna y hematología de la Clínica Los Nogales, explicó que “Gaucher es una enfermedad huérfana, es decir, poco frecuente, que se caracteriza por la alteración genética de una enzima denominada glucocerebrosidasa (GBA), la cual destruye al glucocerebrósido que, al acumularse en varias zonas del cuerpo, daña tejidos y órganos, especialmente el bazo, el hígado, la médula ósea y los huesos”.

En pocas palabras, es cuando el organismo produce de forma deficiente la enzima que se encarga de descomponer al glucocerebrósido, un tipo de lípido que, al almacenarse, afecta el normal funcionamiento de la médula ósea, el bazo, el hígado y puede llegar, incluso, a destruir los huesos.

Además, se trata de una patología congénita y genética cuyos síntomas pueden manifestarse en la infancia, la juventud o en la vida adulta.

El problema es que como esta enfermedad no es frecuente en la población, los médicos poco piensan en ella, entonces puede pasar mucho tiempo para diagnosticarla

Gustavo fue asintomático hasta 1979, cuando asistió al médico por fuertes dolores en la cadera. Tras varios estudios se descubrió que el hueso estaba desgastado y, aunque era un procedimiento inusual para su edad, lo operaron.

“Después aparecieron los otros síntomas; problemas hepáticos y otra serie de problemas hematológicos. Ahí comenzó la incertidumbre y las preguntas, ‘¿esto por qué?’, ‘¿esto qué es?’. Entonces, es un momento que es frustrante en el sentido de que se siente uno enfermo, está enfermo, recluido en un hospital y no sabe qué es”, relató el hombre.

“El problema es que como esta enfermedad no es frecuente en la población, los médicos poco piensan en ella, entonces puede pasar mucho tiempo para diagnosticarla, pero en la actualidad, si tú piensas en la enfermedad, el diagnóstico es relativamente sencillo”, aseguró el doctor Reyes.

Enfermedad de Gaucher

Al no producirse la enzima Glucocerebrosidasa los lípidos que ésta debería eliminar se acumulan afectando el hígado, el bazo y los huesos.

En el caso de Gustavo, ningún médico comprendía lo que pasaba, así que fueron momentos de angustia, dudas y temores. Las horas parecían andar a paso lento, mientras los días se le pasaban en la cama de un hospital entre exámenes médicos y encuentros con especialistas.

El diagnóstico

“Después de muchos exámenes se logró el diagnóstico en el año 1981. Lo hizo un médico investigador universitario. Me dijo: ‘Esta es una cuestión muy rara, realmente es algo que lo tienen muy pocas personas’” recordó.

Además, señaló que para la época sólo en los libros de medicina interna se encontraba información sobre el tema, pero “nada específico, y no había tratamientos, sino simplemente paliar la enfermedad y manejar los síntomas”.

Esa era la peor parte: el saber que nada podía hacer para cambiar lo que le estaba pasando.

“Cuando te dicen el diagnóstico, pues bueno, es un descanso, pero cuando uno comienza a mirar sobre la enfermedad uno se siente muy solo, porque es una enfermedad muy rara. La información que se consigue es poca y lo que dice el médico es que tengo que vivir con ella porque no hay nada que hacer”, relató Gustavo.

Pasan los años, avanza la enfermedad

Gustavo aceptó su diagnóstico e hizo lo posible por mantener una vida normal. Años más adelante, en 1984, conoció a Luz Victoria Salazar con quien se casó en 1988. Tuvieron dos hijos y continúo con sus días como de costumbre.

Pero con el tiempo los síntomas se agudizaron y afectaron el desarrollo de sus actividades.

Luz Victoria y Gustavo Covelli

Luz Victoria ha acompañado a Gustavo desde hace más de 32 años.

“El problema hematológico en el día a día se traduce en cansancio crónico. Yo en ese momento estaba trabajando y era productivo, pero tenía que hacer un esfuerzo muy grande para mantenerme competitivo. El problema en la sangre me hacía sentir supremamente débil e incapaz de hacer las cosas”.

En 1993, el avance de la enfermedad llegó al punto de amenazar su vida.
“Mi médica me dijo: ‘Gustavo, esto pronto desembocará en una cirrosis y van a generarse unos problemas grandes, es mejor que vaya organizando su vida’. Esa fue una situación muy difícil. Pienso que la parte más difícil de la enfermedad es cuando tú sabes que el tiempo está contado”, aseguró.

Eso es durísimo… Uno no está preparado para que le digan el pronóstico de vida

Luz Victoria

Si bien es cierto que es el paciente quien sufre los dolores de la enfermedad, los cuidadores también reciben toda una carga emocional y, a veces, física que los desgasta. En el caso de Luz Victoria, aunque su esposo nunca dependió de ella, sí tuvo que resistir al sinsabor de un futuro incierto y la impotencia de no saber cómo ayudar a su ser amado.

“Llegando al momento en que el diagnóstico era tan malo, tan preocupante, realmente hubo mucha angustia”, contó Luz, al tiempo que agregó que de esos obstáculos nacieron las “ganas de luchar por encontrar la forma de cambiar el rumbo de la historia”.

Una esperanza

“Salí a almorzar con un amigo y pasó un médico que conocía mi condición. Nos saludamos y me dijo: ‘Oye, Gustavo, me acordé de ti porque hay un tratamiento para tu enfermedad’.

Así recordó Gustavo esa tarde de 1994, cuando la vida lo sorprendió con una luz de esperanza.

El profesional había leído en una revista que un laboratorio, en EE.UU., había desarrollado el tratamiento para la enfermedad de Gaucher.

“Busqué la revista en su consultorio. ¡Eso fue increíble! Fotocopié las hojas y me fui a donde mi doctora tratante”, relató Gustavo.

El primer paciente tratado en Colombia

La doctora que atendía a Gustavo le confirmó que había un medicamento. Semanas antes había viajado a un congreso en México, donde le entregaron toda la información.

Se contactaron con el laboratorio, que también se interesó por el caso, e iniciaron la lucha por encontrar la forma de que el fármaco llegara al país.
Pero no fue nada fácil. En ese momento Colombia estaba en plena transición a la Ley 100.

Encontrar una luz después de esa desesperanza realmente fue súper importante para nosotros. Y tratar de conseguir el tratamiento fue una labor, de verdad, titánica.

Luz y Gustavo pasaron meses de oficina en oficina, pero nadie se apropió de su caso. Cansados de que ninguna entidad les respondiera, decidieron acudir a la acción de tutela.

“Fue un momento muy grande en nuestras vidas, era un triunfo después de un año y medio de lucha. Llegar a un fallo de tutela que amparara ese derecho fue un momento de inmensa felicidad”, expresó Luz.

Gustavo estuvo muy involucrado en la importación del medicamento y, finalmente, en junio de 1996, tras una serie de estudios y protocolos, tuvo su primer tratamiento de remplazo enzimático.

Una nueva vida

Desde entonces han pasado 25 años. Gustavo pudo ver crecer a sus hijos y, aunque es una enfermedad que lo acompañará para siempre, aprendió a vivir con ella sin negarse a la posibilidad de llevar una vida normal.

“Las dificultades que se generaron con la cadera no se podían reversar, pero muchos síntomas de la parte hepática, hematológica y del bazo mejoraron (…) He tenido la aplicación del tratamiento hace 25 años y el resultado ha sido muy bueno. Aquello que fue una situación oscura y difícil, se ha superado”, concluyó.

De hecho, en la actualidad, su esposa dirige la Asociación Colombiana de Pacientes con Enfermedades de Depósito Lisosomal (Acopel), en la que han trabajado, desde 1997, para ayudar a que otras familias encuentren el apoyo y la asesoría que requieren sobre este tipo de diagnósticos.

Luz Victoria y Gustavo Covelli

Tan pronto se enteraron de la existencia de un tratamiento para la enfermedad de Gaucher la pareja inició su lucha para que el medicamento llegara al país.

Lo anterior, teniendo en cuenta que, como Gustavo, hay más de 52.000 colombianos que padecen alguna de las 2.198 enfermedades huérfanas registradas por el Ministerio de Salud. De ellas, Bogotá concentra alrededor del 19% de los casos, según cifras del Observatorio Interinstitucional de Enfermedades Huérfanas (Enhu).

El registro de estas enfermedades existe gracias a la Ley 1392 de 2010, la cual reconoce a las enfermedades huérfanas como condiciones de especial interés y estipula que el Estado colombiano debe garantizar la protección y cuidado de quienes las padecen.

De acuerdo con Luz Victoria, esta Ley ha jugado un papel importante en la visibilización de estas patologías, pero la lucha continúa, pues “se debe seguir trabajando en los aspectos sociales de la Ley, como la inclusión de los pacientes y el cuidado de los cuidadores”.

La idea es que todas las familias, como ocurrió con Gustavo, tengan acceso a sus tratamientos, pero, especialmente, a una mejor calidad de vida.


JESSIKA D. BONILLA BRAN
Tendencias EL TIEMPO

Fotos: Familia Gustavo Covelli

Imagen: iStock

Fuente: https://www.eltiempo.com/cultura/gente/enfermedad-de-gaucher-historia-del-primer-paciente-que-recibio-tratamiento-en-colombia-540857

 

Hasta siete años se tarda en diagnosticar la enfermedad de Gaucher

Hasta siete años se tarda en diagnosticar la enfermedad de Gaucher

Una adecuada actualización de los médicos puede ahorrar años en el diagnóstico y ayuda a obtener un tratamiento oportuno que garantice el adecuado control de la enfermedad.

El primero de octubre se conmemoró el Día de la Enfermedad de Gaucher, una condición rara, progresiva y genética que afecta a 1 de cada 40,000 a 60,000 personas, según datos de la Revista Médica del IMSS. Este padecimiento consiste en un almacenamiento de células que pueden manifestarse desde la infancia a causa de la deficiencia de una enzima (β-glucocerebrosidasa), lo que genera acumulación excesiva de cierto tipo de grasas y evita su degradación en ciertas partes del cuerpo como el bazo, el hígado, los huesos y la médula ósea.

En México no se tienen cifras exactas de incidencia por ser un padecimiento considerado como raro y de poca incidencia, sin embargo, afecta a hombres y mujeres por igual y de los cuales el 50% son diagnosticados en la infancia por ser hereditarios, es decir, que heredan un gen de la madre y otro del padre. Entre las señales de alerta se encuentra la anemia y la trombocitopenia (bajo nivel de plaquetas en la sangre).

Un paciente con enfermedad de Gaucher puede consultar hasta 8 especialistas diferentes antes del diagnóstico final; mientras que 1 de cada 6 personas con la sintomatología presenta un retraso de valoración de aproximadamente 7 años después de su primera visita con el especialista. La causa es que en ocasiones resulta difícil pensar que podría tratarse de esta condición, debido a que los casos son raros, comentó la doctora Yusimit Ledesma, directora médica de Takeda México.

Clínicamente se identifican tres subtipos basados en la ausencia o presencia de síntomas neurológicos; el tipo 1, sin afección neurológica, con 90% de las incidencia. Su sintomatología es anemia, fatiga, hematomas, crecimiento de hígado y bazo, dolores y fracturas sin causas aparentes, entre otros malestares. El tipo 2 se caracteriza por un deterioro neurológico grave y el tipo 3 es una combinación de ambas.

“La complejidad es tal que no hay una terapia que cure la enfermedad de Gaucher; por ahora sí existen tratamientos disponibles para lograr que los pacientes estén controlados y evitar que esta condición continúe su desarrollo sin mayores complicaciones. El tratamiento es permanente, endovenoso y se aplica cada dos semanas”, reconoce la directora médica de Takeda.

Además de los síntomas clínicos, para los pacientes existen ciertos limitantes, pues incluso aquellos que reciben terapias de reemplazo enzimático deben faltar a sus actividades diarias, ya que la terapia debe ser constante. Asimismo, dado que varios órganos y tejidos son afectados, el abordaje del tratamiento implica la colaboración de múltiples expertos.

“En Takeda buscamos fomentar la difusión de esta condición y lograr que los profesionales de la salud cuenten con información actualizada para una atención óptima y tratamiento oportuno. A través de nuestros 19 centros de investigación, trabajamos en soluciones más eficientes que mejoren la calidad de vida y minimicen la enorme carga que los pacientes y familiares deben sobrellevar ante una condición crónica y degenerativa”, reconoce la especialista Yusimit Ledesma.


Rebeca Flores

Fuente: https://elmedicointeractivo.com/hasta-siete-anos-se-tarda-en-diagnosticar-la-enfermedad-de-gaucher/


PLX-200 obtiene la designación de medicamento huérfano para las gangliosidosis GM2

PLX-200 obtiene la designación de medicamento huérfano para las gangliosidosis GM2

Estados Unidos:

Dentro de los Estados Unidos, la FDA otorga la designación de medicamento huérfano para facilitar el desarrollo y la revisión de medicamentos o productos biológicos destinados a tratar afecciones raras. En este caso, «raro» se define como que afecta a menos de 200.000 estadounidenses. Una vez que un desarrollador de medicamentos recibe la designación de medicamento huérfano, el desarrollador también obtiene una variedad de otros beneficios, como exenciones de tarifas, créditos fiscales, mayor asistencia regulatoria y 7 años de exclusividad en el mercado tras la aprobación. Según un comunicado de prensa de finales de agosto de 2021 de la empresa de biotecnología Polaryx Therapeutics, Inc. («Polaryx»), el candidato terapéutico de la empresa, PLX-200, recibió la designación de fármaco huérfano para el tratamiento de las gangliosidosis GM2 (enfermedad de Tay-Sachs).

PLX-200

Entonces, ¿qué es exactamente PLX-200? Según Polaryx, PLX-200 es:

Un fármaco reutilizado … y un agonista de PPARα que estimula la biogénesis de los lisosomas mediante la regulación positiva de TFEB. Tiene potencial terapéutico y / o profiláctico para la Lipofuscinosis Ceroide Neuronal Infantil Tardía (LINCL o CLN2) y para otras NCL, como la Lipofuscinosis Ceroide Neuronal Infantil Juvenil (JNCL o CLN3).

Entonces, como puede ver, Polaryx ya ha evaluado PLX-200 para una variedad de otras condiciones. En otros estudios, se ha demostrado que PLX-200 tiene propiedades neuroprotectoras. El tratamiento también redujo la inflamación neuronal, redujo la acumulación de material tóxico, detuvo la aparición de la apoptosis celular y activó genes asociados con la producción de lisosomas.

Actualmente, no existen opciones de tratamiento seguras o efectivas para pacientes con enfermedad de Tay-Sachs o enfermedad de Sandhoff. La mayoría de los tratamientos disponibles son sintomáticos y de apoyo, en lugar de tener un impacto en los mecanismos subyacentes de las afecciones. Como las enfermedades de Tay-Sachs y Sandhoff son fatales en los primeros años de vida, se necesitan con urgencia nuevas opciones de tratamiento. Esta designación de medicamento huérfano ahora ofrece a Polaryx una vía para seguir adelante con estudios y pruebas adicionales, con suerte para satisfacer esta necesidad insatisfecha.

Enfermedad de Sandhoff

A menudo comparada con la enfermedad de Tay-Sachs, debido a síntomas similares, la enfermedad de Sandhoff es un trastorno de almacenamiento de lípidos que afecta negativamente al sistema nervioso central (SNC). Las mutaciones del gen HEXB causan la enfermedad de Sandhoff. Esta condición se hereda de manera autosómica recesiva, lo que significa que los pacientes deben heredar un gen defectuoso de cada padre. Debido a las mutaciones genéticas, las sustancias grasas llamadas gangliósidos GM2 se acumulan en los lisosomas de las células nerviosas. Esta sobreacumulación se vuelve tóxica, causando daño y deterioro del SNC. La enfermedad de Sandhoff afecta en gran medida a las personas de ascendencia libanesa, indígena metis y criolla. Por lo general, los síntomas aparecen dentro de los 3-6 meses posteriores al nacimiento; la afección suele ser fatal en unos pocos años. Los síntomas incluyen:

  • Letargo
  • Dificultad para comer o tragar
  • Manchas de color rojo cereza en los ojos
  • Retrasos y debilidad motora
  • Regresión del desarrollo
  • Respuesta de sobresalto exagerada
  • Soplos cardíacos
  • Pérdida de la visión
  • Convulsiones
  • Bazo agrandado

Enfermedad de Tay-Sachs

Las mutaciones del gen HEXA causan la enfermedad de Tay-Sachs, una enfermedad de almacenamiento lisosomal hereditaria poco común. Normalmente, HEXA crea una enzima que descompone los gangliósidos. Sin embargo, las mutaciones causan que se acumulen niveles tóxicos de gangliósidos en el cerebro, causando daño cerebral y del SNC. Los síntomas suelen aparecer dentro de los 6 meses posteriores al nacimiento; la condición es fatal en unos pocos años.

Los síntomas incluyen:

  • Tono muscular «flácido»
  • Letargo y apatía
  • Pérdida de audición y visión
  • Manchas de color rojo cereza en los ojos
  • Regresión del desarrollo
  • Respuesta de sobresalto exagerada
  • Convulsiones
  • Demencia
  • Rigidez y parálisis muscular

Jessica Lynn

Fuente: https://patientworthy.com/2021/09/24/plx-200-orphan-drug-designation-gm2-gangliosidoses/

FLT 201 obtiene el estatus de medicamento huérfano para la enfermedad de Gaucher

FLT 201 obtiene el estatus de medicamento huérfano para la enfermedad de Gaucher

En los Estados Unidos, la designación de medicamento huérfano se otorga a medicamentos o productos biológicos destinados a tratar pacientes con enfermedades raras o potencialmente mortales, definidas como aquellas que afectan a menos de 200.000 personas o menos. Una vez que un desarrollador de medicamentos recibe este estado, también recibe 7 años de exclusividad de mercado (una vez aprobado), mayor asistencia regulatoria, exenciones de tarifas y créditos fiscales. En la Unión Europea (UE), esta designación se otorga a los tratamientos que tienen la intención de tratar a pacientes con afecciones raras que no afecten a más de 5 de cada 10,000 personas. Según un comunicado de prensa reciente, FLT201, una terapia génica en investigación diseñada para pacientes con la enfermedad de Gaucher tipo 1, recibió la designación de medicamento huérfano tanto en los EE. UU., como en la UE.

FLT201

Entonces, ¿qué es exactamente FLT201 y por qué recibió la designación de medicamento huérfano en ambos campos?.

Desarrollado por la empresa de biotecnología Freeline Therapeutics Holdings plc («Freeline»), FLT201 es una terapia génica en investigación administrada utilizando vectores virales adenoasociados (AAV). En conjunto, el tratamiento está diseñado para requerir solo una infusión administrada por vía intravenosa. FLT201 funciona entregando una secuencia GBA1 al cuerpo. A continuación, esta secuencia introduce la variante 85 patentada de GCase en el cuerpo.

Normalmente, una enzima llamada beta-glucocerebrosidasa ayuda al cuerpo a descomponer un lípido llamado glucocerebrosida. Pero los pacientes con enfermedad de Gaucher tienen niveles bajos de beta-glucocerebrosidasa, lo que hace que el glucocerebrósido se acumule en el cuerpo. En FLT201, esta variante 85 patentada de GCase trabaja para entregar niveles más altos de beta-glucocerebrosidasa al cuerpo para ayudar a reducir la carga sobre los pacientes.

Debido a que FLT201 requiere solo una infusión, ofrecería beneficios significativos a los pacientes. Actualmente, el tratamiento a menudo requiere infusiones cada 2 semanas, lo que requiere mucho tiempo y es invasivo para los pacientes. Reducir esto permite a los pacientes una mejor calidad de vida mientras se mantiene el nivel de atención necesario.

En el futuro, Freeline espera comenzar un ensayo clínico de fase 1/2 antes de finales de 2021.

Enfermedad de Gaucher

La enfermedad de Gaucher es un trastorno genético y de almacenamiento lisosómico poco común que se caracteriza por una actividad beta-glucocerebrosidasa deficiente o inexistente. Como se explicó anteriormente, esta enzima normalmente ayuda a descomponer un lípido específico en glucosa y moléculas de cerámica. Sin embargo, las mutaciones del gen GBA provocan una actividad enzimática extremadamente baja. Como resultado, este lípido se acumula en las células, lo que en última instancia puede causar daños en órganos y tejidos. Debido a que la enfermedad de Gaucher se hereda con un patrón autosómico recesivo, los pacientes deben recibir un gen defectuoso de cada padre. Por lo general, esta condición es mayor en los de ascendencia judía asquenazí.

Los síntomas y la gravedad varían entre los subtipos (tipo 1, 2 o 3). Por ejemplo, la enfermedad de Gaucher tipo 2 suele ser muy mortal en la infancia, mientras que los síntomas de los tipos 1 o 3 pueden no aparecer hasta más tarde en la vida. Sin embargo, algunos síntomas pueden incluir:

  • Fatiga y malestar general
  • Hematomas y sangrado fáciles
  • Bazo y / o hígado agrandados
  • Dolor y distensión abdominal
  • Anomalías esqueléticas y huesos debilitados
  • Anemia (recuento bajo de glóbulos rojos)
  • Movimientos anormales de los ojos
  • Dificultad para tragar
  • Rigidez muscular
  • Convulsiones

Jessica Lynn

Fuente: https://patientworthy.com/2021/09/21/flt201-gaucher-disease-orphan-drug-designation/

Nuevo tratamiento aprobado por la FDA para la enfermedad de Pompe de inicio tardío

Nuevo tratamiento aprobado por la FDA para la enfermedad de Pompe de inicio tardío

Según una historia de Pharmacy Times, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó recientemente un nuevo tratamiento para la enfermedad de Pompe de aparición tardía. El fármaco, desarrollado por la empresa biofarmacéutica Sanofi, se llama avalglucosidasa alfa (comercializada como Nexviazyme). La enfermedad de aparición tardía se considera una enfermedad en la que los síntomas aparecen a la edad de un año o más. El fármaco se clasifica como una forma de terapia de reemplazo enzimático (TRE) que actúa sobre el receptor de manosa-6-fosfato (M6P).

Acerca de la enfermedad de Pompe

La enfermedad de Pompe, también conocida como enfermedad de almacenamiento de glucógeno tipo II, es un trastorno genético metabólico. Esta enfermedad puede dañar los nervios y los músculos de todo el cuerpo y es el resultado de la acumulación excesiva de glucógeno en el lisosoma celular. Esto ocurre debido a la deficiencia de una determinada enzima. La enfermedad es el resultado de una mutación genética que aparece en el cromosoma 17. Los síntomas de la enfermedad de Pompe varían según el momento en que aparece. Pueden incluir crecimiento deficiente, problemas para alimentarse, agrandamiento del corazón, tono muscular deficiente, debilidad muscular y problemas respiratorios. También existe una forma de aparición tardía que se diferencia principalmente por la ausencia de anomalías cardíacas. El tratamiento principal para la enfermedad de Pompe es el reemplazo de enzimas. Si bien este tratamiento puede mejorar los síntomas y la supervivencia, es necesaria una dosis alta y, principalmente, solo detiene la progresión de la enfermedad.

Se prevé que esta rara enfermedad afectará a unas 3.500 personas en los EE.UU. Si bien la forma de inicio infantil es la más grave, la forma de inicio tardío puede comenzar a cualquier edad y el diagnóstico a menudo se retrasa.

Un tratamiento prometedor

Esta aprobación sigue los resultados de un ensayo clínico de fase 3 en el que el tratamiento con avalglucosidasa alfa pudo mejorar la capacidad respiratoria y la distancia a pie. A las 49 semanas, los pacientes que recibieron ese fármaco caminaron 32,2 metros más que el placebo y también caminaron 30 metros más que los pacientes que recibieron alglucosidasa alfa.

La terapia se administrará mediante infusión intravenosa cada dos semanas, y el nivel de dosis se basará en el peso del paciente. La aprobación de este nuevo tratamiento es una buena noticia para la comunidad de pacientes con la enfermedad de Pompe, que ahora tienen una nueva opción que puede reducir la progresión de su enfermedad y mejorar la capacidad de movimiento y respiración.

James Moore

Fuente: https://patientworthy.com/2021/09/16/new-treatment-fda-approved-pompe-disease/

La terapia génica AVR-RD-02 sigue mostrando eficacia en el primer paciente tratado en el ensayo

La terapia génica AVR-RD-02 sigue mostrando eficacia en el primer paciente tratado en el ensayo
Los datos actualizados de seis meses de un ensayo de fase 1/2 muestran una caída continua en los niveles de dos biomarcadores de la enfermedad en el primer paciente al que se le administró una sola infusión de AVR-RD-02, la terapia génica experimental de Avrobio para la enfermedad de Gaucher tipo 1, la anunció la empresa.
 
Los resultados obtenidos hasta el 4 de enero, la fecha de corte que marca seis meses después del tratamiento, también continuaron mostrando un perfil de seguridad positivo, sin efectos secundarios adversos graves o inesperados relacionados con AVR-RD-02.
 
El ensayo de etiqueta abierta (NCT04145037), llamado GuardOne, está en marcha en un sitio en Australia y otro en Canadá, e inscribe hasta 16 pacientes, de 16 a 35 años, con un diagnóstico confirmado de Gaucher tipo 1 y enfermedad estable.
 
El ensayo está abierto a pacientes nuevos en el tratamiento y a aquellos que utilizan la terapia de reemplazo enzimático (TRE). Más información sobre la inscripción, así como contactos y ubicaciones, está disponible aquí.
 
La compañía también anunció nuevos datos positivos en sus programas de terapia génica para la enfermedad de Fabry y la Cistinosis, dos enfermedades que, como Gaucher, se caracterizan por la acumulación de sustancias tóxicas dentro de los lisosomas, las estructuras responsables de la descomposición y el reciclaje de los productos celulares.
 
«Estamos encantados de comenzar el nuevo año con esta actualización, que se suma a la amplitud de datos clínicos sólidos que hemos informado a través de nuestra línea principal de terapias genéticas de dosis única para trastornos lisosomales», dijo Geoff MacKay, presidente y director ejecutivo de Avrobio.
 
“Con 13 pacientes dosificados en tres programas clínicos, hemos observado mejoras sostenidas y potencialmente transformadoras en biomarcadores clave y métricas funcionales”, agregó.
 
AVR-RD-02, diseñado utilizando la plataforma plato de Avrobio, utiliza un vector lentiviral inofensivo como vehículo para entregar una copia funcional del gen GBA, defectuoso en personas con Gaucher, a los propios precursores de células sanguíneas de los pacientes, llamadas células madre hematopoyéticas. Estas células se aíslan del paciente, se modifican en el laboratorio y luego se vuelven a infundir a la persona.
 
La terapia génica tiene como objetivo restaurar permanentemente la producción de la beta-glucocerebrosidasa, la enzima producida a partir del gen GBA, que reduce la acumulación de sustancias grasas tóxicas dentro de las células.
 
Los participantes de GuardOne serán seguidos durante más de un año después de la dosificación. El primer paciente tratado interrumpió la TRE un mes después de recibir AVR-RD-02 y sigue sin necesidad de TRE.
 
Los datos más recientes mostraron que los niveles sanguíneos de quitotriosidasa, un biomarcador de células inmunes activadas llamadas macrófagos y la causa de la inflamación crónica, continúan disminuyendo, alcanzando una reducción del 49% en comparación con el inicio (línea de base) del estudio, cuando el paciente aún estaba utilizando TRE. Tres meses después de la terapia, estos niveles habían caído un 17%.
 
Según Avrobio, esto sugiere que los macrófagos sanos con el gen terapéutico pueden estar reemplazando a los macrófagos activados, también conocidos como células de Gaucher.
 
Además, los niveles de glucosilsfingosina (liso-Gb1) del paciente, un biomarcador de Gaucher asociado con daño orgánico, disminuyeron en un 44% desde el inicio a los seis meses, después de una reducción del 22% observada tres meses después del tratamiento.
 
Los niveles de hemoglobina, la proteína responsable de transportar oxígeno en los glóbulos rojos, y los recuentos de plaquetas, que tienden a ser bajos en las personas con Gaucher, se mantuvieron dentro de un rango normal durante los seis meses.
 
“Los primeros datos del primer paciente al que se le administró AVR-RD-02, nuestra terapia génica en investigación para la enfermedad de Gaucher tipo 1, son consistentes con lo que hemos visto en nuestros ensayos sobre la enfermedad de Fabry”, dijo MacKay.
 
«Según los datos observados hasta la fecha, creemos que la terapia génica lentiviral reduce los metabolitos tóxicos por debajo de los niveles de TRE, lo que respalda nuestra opinión de que la terapia génica tiene el potencial de prevenir, detener o incluso revertir la progresión de estas devastadoras enfermedades con una sola infusión», añadió.

 

Lilly y Lycia Therapeutics establecen una colaboración estratégica para descubrir y desarrollar quimeras dirigidas a la degradación de proteínas lisosomales (LYTAC)

Lilly y Lycia Therapeutics establecen una colaboración estratégica para descubrir y desarrollar quimeras dirigidas a la degradación de proteínas lisosomales (LYTAC)

LilyEli Lilly and Company y Lycia Therapeutics, Inc. han anunciado un acuerdo de licencia y colaboración de investigación de varios años centrado en el descubrimiento, desarrollo y comercialización de nuevas terapias dirigidas que utilizan la quimeras dirigidas a la degradación de proteínas lisosomales patentada de Lycia, LYTAC, una tecnología de degradación de proteínas.

El enfoque de degradación de próxima generación de Lycia se dirige al proteoma extracelular sin explotar, incluidos los receptores de la superficie celular y las proteínas secretadas. La plataforma LYTAC puede permitir el desarrollo de varios modelos de terapias, incluidos anticuerpos y moléculas pequeñas, con el potencial de inhibir muchas dianas que antes se consideraban intratables en un amplio espectro de áreas terapéuticas y enfermedades.

Según los términos del acuerdo, las empresas utilizarán la plataforma LYTAC de Lycia para descubrir y desarrollar degradadores novedosos para hasta cinco dianas que tienen como objetivo abordar necesidades médicas clave no cubiertas en áreas terapéuticas en las que se enfoca Lilly como son la inmunología y el dolor. Lilly será la única responsable del desarrollo clínico y preclínico de los candidatos y recibirá una licencia mundial exclusiva para comercializar medicamentos potenciales resultantes del acuerdo.

«Esta colaboración con Lycia promueve la estrategia de Lilly de utilizar nueva tecnología innovadora para tratar áreas con enfermedades desafiantes, como son la inmunología y el dolor«, ha señalado Ajay Nirula, MD., PhD., vicepresidente de inmunología de Lilly. «Creemos que la tecnología de Lycia puede permitirnos desarrollar terapias dirigidas que antes no eran factibles y conseguir avances para los pacientes en áreas de gran necesidad insatisfecha«, sostiene el directivo.

Por su parte Aetna Wun Trombley, PhD., presidente y director ejecutivo de Lycia, ha expresado: «Estamos muy contentos de establecer esta colaboración estratégica con Lilly, líder mundial en innovación terapéutica«, a lo que ha añadido: “Con nuestra plataforma diferenciada LYTAC para la degradación dirigida de proteínas extracelulares, esperamos colaborar con Lilly para avanzar en terapias novedosas contra objetivos desafiantes en áreas de enfermedades desatendidas al tiempo que avanzamos en nuestra línea interna de terapias basadas en LYTAC de primera clase”.

Lycia recibirá un pago por adelantado de 35 millones de dólares. Pero además, la compañía también es elegible para recibir más de  1.600 millones de dólares en pagos por hitos potenciales basados en el logro de hitos preclínicos, de desarrollo y comerciales preespecificados, así como royalties escalonados que van desde alrededor de los 5 puntos porcentuales hasta porcentajes bajos de dos dígitos sobre las ventas resultantes del acuerdo.

Esta transacción se reflejará en los resultados informados y la orientación financiera de Lilly de acuerdo con los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP). No habrá cambios en la guía de ganancias por acción no GAAP de 2021 de Lilly como resultado de esta transacción.


Fuente: https://www.pmfarma.com.mx/noticias/18528-lilly-y-lycia-therapeutics-establecen-una-colaboracion-estrategica-para-descubrir-y-desarrollar-quimeras-dirigidas-a-la-degradacion-de-prote.html