3 casos raros vinculan síntomas atípicos, nuevas mutaciones genéticas a la enfermedad de Pompe de aparición juvenil

3 casos raros vinculan síntomas atípicos, nuevas mutaciones genéticas a la enfermedad de Pompe de aparición juvenil

Según un estudio, se asociaron nuevas mutaciones genéticas y síntomas clínicos poco comunes, como alteraciones esqueléticas y retrasos en el desarrollo, con la enfermedad de de inicio juvenil, lo que hace que el reconocimiento temprano de estas anomolías sea un paso importante para brindar la mejor atención a estos pacientes, según un estudio.

Investigadores de Venezuela y España describieron los casos en un estudio, titulado “Alteraciones esqueléticas, retraso en el desarrollo y nuevas mutaciones en la enfermedad de Pompe de inicio juvenil”, y publicado en la revista Neuromuscular Disorders.

La enfermedad de Pompe es un trastorno genético caracterizado por una producción o función alterada de la enzima ácida alfa-glucosidasa (GAA) y la consiguiente acumulación de glucógeno en los tejidos y órganos.

Los informes clínicos han demostrado que la misma mutación genética GAA puede dar lugar a diferentes síntomas clínicos. La enfermedad de Pompe puede manifestarse con diferentes grados de gravedad, edad de inicio y afectación de los órganos. Esta variabilidad sugiere que la enfermedad puede resultar de la interacción de otros factores genéticos y no genéticos, lo que hace que el proceso de diagnóstico sea un desafío.

Los investigadores en el estudio informaron tres casos con algunas características clínicas inusuales que normalmente no conducirían a la sospecha de enfermedad de Pompe.

El primer caso fue de un adolescente, de 14 años, que desarrolló fatiga generalizada y tuvo dificultades para realizar las actividades diarias, como correr y practicar deportes. También tenía calambres musculares y debilidad, con una fuerza muscular reducida que afecta principalmente a sus extremidades. Comenzó a experimentar síntomas a los 12 años.

Un examen físico inicial confirmó que su condición general estaba dentro de los estándares normales para su edad, con la excepción de una masa muscular generalizada reducida y pérdida de fuerza en las extremidades inferiores, pero con reflejos tendinosos profundos normales.

Tenía pectus excavatum y se encontró que tenía un trastorno de ventilación restrictivo. No se detectaron alteraciones de la función cardíaca. El análisis de imágenes de su abdomen no reveló ninguna masa o cambios estructurales en los órganos.

El segundo paciente fue un niño de 7 años que se quejó de fatiga al caminar y subir escaleras. Había caído varias veces sin razón. También mostró signos de torpeza general al realizar actividades diarias básicas.

Tenía debilidad y fuerza muscular reducida, y dolor en las extremidades, sin ninguna alteración física o neurológica obvia que pudiera ayudar a explicar estos síntomas. También se encontró que tenía escápulas aladas (omóplatos que sobresalen anormalmente).

El último caso fue el de un niño de 6 años que, al igual que los demás, tenía fatiga generalizada, con dificultad para correr y practicar deportes al comienzo de sus síntomas, que evolucionó hasta la fatiga en la realización de las actividades diarias. Mostró signos de debilidad y dolor en sus extremidades, que habían comenzado gradualmente dos años antes. No se observaron alteraciones respiratorias ni cardíacas.

En todos los casos, las familias de los niños no tenían antecedentes de enfermedades metabólicas o neurológicas. Sin embargo, todos mostraron cierto retraso en el desarrollo durante la infancia temprana, y tardaron un poco más en alcanzar los hitos del desarrollo, como caminar y sentarse.

Los análisis de sangre estuvieron dentro del rango normal en todos los pacientes para varios parámetros bioquímicos importantes relacionados con el sistema inmunológico, las funciones del riñón y el hígado, los niveles de azúcar y el balance de electrolitos.

Sin embargo, mostraron signos claros de daño muscular, según lo determinó el aumento de los niveles sanguíneos de lactato deshidrogenasa (LDH), creatina quinasa (CPK) y la variante muscular de la creatina quinasa (M-CPK).

Con base en los síntomas clínicos de los pacientes y estos hallazgos bioquímicos, el equipo decidió analizar la actividad de la enzima GAA, que se observó que disminuyó en niños de 6 y 7 años, y casi no se presentó en niños de 14 años. paciente.

La evaluación de las biopsias de tejido muscular confirmó la acumulación de glucógeno dentro de las fibras musculares, sin afectar la capacidad de respuesta nerviosa del músculo.

El equipo realizó un análisis genético del gen GAA para averiguar si los niños tenían la enfermedad de Pompe.

Se descubrió que el niño de 14 años tenía dos nuevas mutaciones GAA que no se habían descrito previamente y se determinó que estaban causando los síntomas del paciente. También se encontró que los niños más pequeños tenían mutaciones en el gen GAA, que están asociadas con la enfermedad de Pompe.

“Nuestra serie de casos agrega nueva evidencia clínica con respecto a los síntomas, signos y variantes genéticas en la enfermedad de Pompe de inicio juvenil, que puede variar considerablemente entre los pacientes y podría imitar un espectro de otros trastornos neuromusculares”, escribieron los investigadores.

Reconocer estas alteraciones esqueléticas poco comunes y las características de retraso en el desarrollo, así como las mutaciones genéticas asociadas novedosas, pueden “ofrecer a los médicos un fondo adicional para sospechar la enfermedad de Pompe cuando el cuadro clínico de los pacientes no coincide completamente con la presentación clásica de esta (enfermedad)”. dijo.

Alyce Melao

Artículos relacionados: Pompe, mutaciones genéticas, síntomas clínicos,

Fuente: http://bit.ly/2IsFzK1