Usando la terapia genética fetal para prevenir la enfermedad de Gaucher

Rachel Lutz

La , una condición neurodegenerativa fatal hereditaria que previene la descomposición de sustancias químicas grasas, se previno usando la terapia génica fetal, según un nuevo estudio en modelos animales. La terapia genética fetal brinda la posibilidad de una acción preventiva contra los cambios patológicos irreversibles y fatales en las enfermedades genéticas hereditarias, escribieron los autores del estudio.
Sin el suministro del cuerpo de glucocerebrosidasa, los glucocerebrosidos químicos grasos no pueden descomponerse, dejando una acumulación de células de Gaucher en el bazo, el hígado, la médula ósea y el sistema nervioso. Según los investigadores, esta acumulación puede provocar enfermedades óseas, anemia, fatiga, problemas oculares, convulsiones y daño cerebral. Agregaron que las mutaciones en la glucocerebrosidasa también son un factor de riesgo en la enfermedad de Parkinson.Los síntomas de las formas leves de la enfermedad pueden tratarse después del nacimiento; sin embargo, los tipos graves de inicio temprano pueden causar una neurodegeneración irreversible. Esos tipos severos de la enfermedad son intratables y a menudo son fatales en los bebés, dijeron los investigadores.

“Ser capaz de proporcionar terapia en la primera oportunidad posible es vital en el tratamiento del cerebro, que tiene una capacidad limitada para regenerarse”, dijo el autor principal, Ahad Rahim, en declaraciones recientes.

Para su estudio, publicado en la revista Nature Medicine, 2 equipos de investigadores del Reino Unido y Singapur probaron la terapia en modelos de ratones y primates no humanos, respectivamente. Primero, utilizando un vector viral, los investigadores del Reino Unido entregaron material genético en cerebros de ratones fetales, que portaban la enfermedad de Gaucher neuropática.

“El enfoque de la terapia génica fetal es apropiado aquí porque, en primer lugar, ha evitado la patología que ocurre durante la vida fetal y puede dañarse irreversiblemente al momento del nacimiento, por lo que es importante el tratamiento durante la vida fetal”, autor del estudio Jerry Chan, MB , BCh, BaO, MA, FRCOG, PhD, FAMS, profesor asociado en KK Women’s and Children’s Hospital, que trabajó como parte del equipo en Singapur, le dijo a Rare Disease Report®. “En segundo lugar, el vector utilizado se basa en el virus adenoasociado que puede atravesar la barrera hematoencefálica solo durante la vida fetal a medida que la barrera hematoencefálica se cierra poco después del nacimiento, haciendo que el tratamiento posnatal sea menos [efectivo] o ineficaz”.

Ratones fetales que recibieron una inyección del vector de virus adenoasociado y pudieron descomponer sustancias químicas grasas y volver a expresar el gen que codifica una enzima que es deficiente en la enfermedad de Gaucher. Como tal, los ratones mostraron menos degeneración cerebral, según los investigadores. Además, los ratones inyectados vivieron durante tanto como 18 semanas después de su nacimiento, en comparación con solo 15 días en los ratones que no fueron tratados. Los investigadores también dijeron que estos ratones no mostraban ningún signo de neurodegeneración y que eran fértiles y completamente móviles.

Además, la intervención neonatal también ayudó a los ratones, aunque con menos eficacia, según el equipo.

Los investigadores de Singapur querían aprovechar estos resultados utilizando primates no humanos en las primeras etapas del embarazo, con la esperanza de que sus hallazgos se traduzcan algún día a la práctica clínica. Los investigadores describieron esta gestación como cuando pueden alcanzarse diagnósticos clínicos de afecciones genéticas, pero también un momento en que el sistema inmune responde mejor a la terapia génica.

El equipo eligió primates no humanos porque tienen líneas de desarrollo neurológicas, inmunológicas y psicológicas similares en comparación con los humanos en el útero, dijeron. Debido a esto, son el primer paso para trabajar hacia un modelo preciso de investigaciones preclínicas, seguido de ensayos clínicos.

A través de su estudio, los investigadores demostraron que la entrega de vectores virales a un cerebro fetal es factible. Utilizaron métodos clínicos establecidos para administrar el virus adenoasociado al cerebro.

“Este nuevo enfoque traerá esperanza, no solo para la enfermedad de Gaucher, sino también para otros errores congénitos del metabolismo que potencialmente pueden tratarse usando la terapia génica fetal”, dijo el Dr. Chan. “El siguiente paso es que trabajemos con otras entidades para llevar ensayos clínicos a una variedad de enfermedades genéticas en los próximos cinco a 10 años”.

Algunos de los autores del estudio participan en el desarrollo de la terapia génica para la enfermedad de Gaucher. Pero el equipo cree que su trabajo puede allanar el camino para que la terapia génica fetal trate otras enfermedades más allá de la enfermedad de Gaucher.

 

Artículos relacionados: enfermedad de gaucher, depósito lisosomal, investigación


Fuente: https://goo.gl/ejVHzi