Lyso-Gb1-sangre-seca_Gaucher
La medición de los niveles de glucosilsfingosina (Lyso-Gb1), un biomarcador de diagnóstico de la , en las gotas de seca es un método confiable para monitorear la efectividad de la terapia de reemplazo enzimático (ERT) en personas con la enfermedad, muestra un estudio.

Los hallazgos, basados ​​en el monitoreo de Lyso-Gb1 durante más de tres años, incluido un período de interrupción involuntaria del tratamiento, validan la evidencia previa que respalda a Lyso-Gb1 como un biomarcador de respuesta a la terapia.

Este enfoque permite a los médicos detectar cualquier reducción o pérdida en la efectividad de la TRE antes de que la enfermedad empeore, dijeron los investigadores.

El estudio, «La eficacia del tratamiento en pacientes con Gaucher se puede controlar de forma fiable mediante la cuantificación de las concentraciones de Lyso-Gb1 en manchas de sangre seca», se publicó en la Revista Internacional de Ciencias Moleculares.

La enfermedad de Gaucher es causada por una deficiencia en la enzima beta-glucocerebrosidasa, lo que conduce a la acumulación de dos moléculas de grasa, glucosilceramida y Lyso-Gb1, lo que finalmente afecta el funcionamiento normal de varios órganos.

Lyso-Gb1 se ha identificado como un biomarcador de diagnóstico consistente y específico y un contribuyente al desarrollo de la enfermedad de Gaucher. Varios estudios también han apoyado a Lyso-Gb1 como un biomarcador de respuesta confiable, una forma de monitorear el progreso y la mejora a lo largo del tratamiento.

Sin embargo, pocos estudios han monitoreado los niveles de Lyso-Gb1 durante períodos prolongados y han evaluado su valor para identificar cualquier reducción o pérdida del efecto terapéutico.

Las gotas de sangre seca (una gota de sangre de un pinchazo en el dedo con una lanceta colocada en una tarjeta de filtro) son una forma más fácil de recolectar, enviar y almacenar muestras de sangre, con la ventaja de permitir que los pacientes recolecten fácilmente sus propias muestras.

Si bien la medición de los niveles de Lyso-Gb1 en gotas de sangre seca proporciona varias ventajas sobre las muestras de sangre estándar, aún falta una validación adecuada de este enfoque.

En el estudio, Centogene, en colaboración con investigadores del Hospital Universitario ‘Madre Teresa’ en Albania, evaluó si medir los niveles de Lyso-Gb1 de las gotas de sangre seca de los pacientes es una forma confiable de monitorear la efectividad de la TRE a lo largo del tiempo, incluso durante un período de interrupción involuntaria del tratamiento.

En el estudio participaron 19 personas (12 hombres y siete mujeres) con la enfermedad de Gaucher seguidas en el hospital y tratadas de manera estable con Elelyso (taliglucerasa alfa), con TRE. La edad media al inicio del estudio era de 22 años, con un rango de 6 a 78 años. Entre diciembre de 2018 y marzo de 2019, todos los pacientes tuvieron que interrumpir su TRE debido a la indisponibilidad del tratamiento debido a problemas administrativos temporales.

Los niveles de liso-Gb1 se midieron utilizando la tarjeta de filtro de manchas de sangre seca de Centogene (CentoCard) y en intervalos regulares, en su mayoría realizados con menos de tres meses de diferencia, durante aproximadamente tres años. Esto llevó a un promedio de 27 mediciones por paciente para un total de 517 evaluaciones durante el estudio.

El equipo primero validó el método utilizando estándares internacionales. Se descubrió que el enfoque mide de manera confiable los niveles de Lyso-Gb1 y da como resultado pequeñas variaciones entre las mediciones, así como entre muestras frescas y de tres meses.

El seguimiento a largo plazo del tratamiento estable mostró que los niveles de Lyso-Gb1 tendían a disminuir con el tiempo, con descensos más pronunciados en algunos pacientes que en otros. En particular, estos niveles variaron mucho a lo largo del tiempo para cada paciente, lo que coincidió con informes anteriores y sugirió un fenómeno específico del paciente.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que tales variaciones temporales pueden estar asociadas con procesos de enfermedad, el ritmo circadiano (el reloj interno de 24 horas que regula los cambios físicos, mentales y de comportamiento) y los efectos de la nutrición y / o la actividad física.

Como estrategia potencial para reducir estas variaciones y monitorear de manera confiable la efectividad del tratamiento, el equipo comparó los valores medios de los intervalos de tiempo de referencia (períodos de 13, 30 y 100 días) en lugar de una sola medición.

Los resultados mostraron que las variaciones tendían a caer en intervalos de tiempo más largos (intervalos de 100 días) y en los períodos con un mayor número de mediciones.

«Estas observaciones argumentan a favor de basar los esfuerzos de monitoreo en la combinación de intervalos de referencia largos y mediciones frecuentes», escribieron los investigadores.

El enfoque también permitió una discriminación confiable entre los períodos de tratamiento estable y la interrupción del tratamiento, en los que los niveles de Lyso-Gb1 aumentaron en todos los pacientes y en un grado mayor que la variación habitual.

En particular, ninguno de los pacientes informó que la enfermedad empeoró durante la interrupción del tratamiento, probablemente debido a la relativamente corta duración de la interrupción, dijo el equipo.

«Concluimos que la determinación de Lyso-Gb1 a partir de DBS [gotas de sangre seca] indica problemas de tratamiento ya en una etapa temprana antes de que surjan consecuencias clínicas», escribieron los científicos, y agregaron que los datos establecen que «la cuantificación de Lyso-Gb1 basada en DBS es factible y estrategia muy válida para el seguimiento terapéutico de los pacientes [con enfermedad de Gaucher] «.
Marta Figueiredo