Aunque las terapias estándar para la (GD) generalmente reducen el daño hepático, algunas formas de tratamiento, particularmente la de reemplazo enzimático (ERT), parecen estar relacionadas con una mayor incidencia de enfermedad del hígado graso, según un estudio.

Los hallazgos resaltan la importancia de monitorear constantemente la salud del hígado en personas con Gaucher, incluso después de comenzar el tratamiento, dijeron los investigadores.

Titulado «Compromiso del hígado en pacientes con enfermedad de Gaucher tipos I y III», el estudio fue publicado en la revista Molecular Genetics and Metabolism Reports.

Gaucher es causado por una mutación en el gen GBA, que conduce a la producción anormal de la enzima beta-glucocerebrosidasa. La falta de la enzima funcional da como resultado la acumulación de una sustancia grasa llamada glucocerebrosida dentro de las células inmunes conocidas como macrófagos, que luego se convierten en células de Gaucher.

Estas células pueden ingresar al hígado, el bazo, la médula ósea y el sistema nervioso, dando lugar a síntomas como el agrandamiento del hígado y el bazo, llamado hepatoesplenomegalia. Más recientemente, el daño hepático en Gaucher se ha asociado con otros trastornos como fibrosis (cicatrización), enfermedad del hígado graso conocida como esteatosis y carcinoma hepatocelular o cáncer de hígado.

Para evaluar los posibles efectos del tratamiento sobre la salud del hígado en personas con Gaucher tipo 1 y tipo 3, los investigadores en Brasil revisaron los registros médicos de los pacientes que habían sido seguidos en el Hospital de Clínicas de Porto Alegre de 2003 a 2018.

Entre los 42 pacientes (mediana de edad 35) incluidos en el estudio, 39 habían sido diagnosticados con Gaucher tipo 1 y tres con tipo 3.

La mayoría de los pacientes (37) estaban recibiendo ERT, mientras que solo dos estaban en terapia de reducción de sustrato (SRT). Tres pacientes no estaban recibiendo ninguna forma de tratamiento para su condición.

ERT, un tratamiento de por vida administrado en el torrente sanguíneo, puede ayudar a sustituir la beta-glucocerebrosidasa defectuosa o deficiente. Mientras tanto, SRT utiliza moléculas pequeñas que inhiben la síntesis del componente de la membrana celular que se descompone por la beta-glucocerebrosidasa. Al reducir el sustrato de la enzima, se pueden reducir los niveles de los productos de desecho.

La mediana del tiempo que los pacientes estaban recibiendo tratamiento fue de 124 meses (aproximadamente 10 años).

Se encontraron altos niveles de enzimas hepáticas, que indican daño hepático e inflamación, en el 68% de los pacientes antes del inicio del tratamiento, conocido como línea de base. Después del tratamiento, en el seguimiento, más de la mitad (55%) de los pacientes continuaron teniendo altos niveles de estas enzimas.

El agrandamiento del hígado también se observó en el 67% de los participantes al inicio del tratamiento, pero se redujo al 39% en el seguimiento.

En contraste, el porcentaje de pacientes que muestran signos de enfermedad del hígado graso, o esteatosis hepática, aumentó del 8% al inicio al 39% en el seguimiento. Las tres cuartas partes (75%) de los pacientes con esteatosis hepática tenían sobrepeso u obesidad.

«ERT es un potente inductor de aumento de peso», escribieron los investigadores. «Por lo tanto, puede ser difícil establecer si la alta prevalencia de esteatosis es una manifestación de Gaucher en sí misma, una complicación de su tratamiento o una comorbilidad».

Los investigadores también encontraron que siete pacientes con Gaucher tipo 1 que habían estado recibiendo ERT durante un período medio de 55 meses, cuatro años, siete meses, tenían niveles excesivos de hierro en el hígado. Esa condición se conoce como sobrecarga de hierro.

Entre los ocho individuos que se sometieron a biopsias hepáticas, tres mostraron signos de fibrosis, mientras que dos tenían esteatohepatitis (un tipo de enfermedad del hígado graso) y uno desarrolló cáncer de hígado. Con la excepción de dos pacientes cuyas biopsias revelaron signos de fibrosis hepática antes del inicio del tratamiento, todos los demás hallazgos de la biopsia se realizaron después de que el tratamiento había comenzado

«Aunque el tratamiento (disminuye el daño hepático), se asocia con una mayor tasa de esteatosis», escribieron los investigadores. «Este estudio destaca la importancia de un seguimiento de la integridad del hígado en estos pacientes».

 

Joana Carvalho, PhD

Fuente: https://gaucherdiseasenews.com/2020/06/01/liver-health-needs-constant-monitoring-gaucher-patients-prevent-fatty-liver-disease-study-says/