Un nuevo estudio informa las características genéticas y clínicas de 113 niños estadounidenses que padecen la , el grupo más grande de este tipo que se ha evaluado de manera uniforme de esta manera.

Además de revelar cuatro mutaciones causantes de enfermedades no reportadas anteriormente, los datos pueden ayudar a los investigadores y médicos a comprender mejor las asociaciones entre el genotipo de un paciente individual y cómo se manifiesta su enfermedad.

El estudio con estos hallazgos, “Características clínicas y genotipos en el conjunto de datos de referencia ADVANCE, una cohorte integral de niños y adolescentes estadounidenses con enfermedad de Pompe”, se publicó en la revista Genetics in Medicine.

El ensayo clínico ADVANCE (NCT01526785) fue diseñado para evaluar la seguridad y efectividad de Lumizyme (alglucosidasa alfa), que es una terapia de reemplazo enzimático para la enfermedad de Pompe. Estaba abierto a cualquier paciente de la enfermedad de Pompe de EE. UU. Mayor de 1 año que fuera tratado con Lumizyme.

Debido a estos criterios de inclusión relativamente amplios, la población de estudio representa una muestra bastante amplia que, escribieron los investigadores, representa “la mayoría de los niños y adolescentes de EE. UU., con enfermedad de Pompe tratada”.

A medida que se recopilaban los datos de los como parte del ensayo clínico, los investigadores razonaron que ver esta información les ayuda a comprender mejor el rango de presentación de la enfermedad de Pompe y cómo se relaciona con las mutaciones particulares de un paciente.

Según la presentación de su enfermedad, los pacientes se dividieron en dos grupos: aquellos con enfermedad de Pompe de inicio infantil (IOPD, 87 pacientes), definidos como el desarrollo de síntomas que incluyen afectación cardíaca (corazón) antes de cumplir 1 año, y aquellos con Enfermedad de Pompe de inicio tardío (LOPD, 26 pacientes), definida como la aparición de síntomas después de 1 año o antes de 1 año, pero sin compromiso cardíaco.

Los investigadores encontraron que, comparativamente, más pacientes con LOPD que IOPD eran caucásicos (88% frente a 55%), hombres (73% frente a 47%), sin ventilador (69% frente a 59%) y capaces de caminar de forma independiente (27 % vs. 18%) o con asistencia (35% vs. 18%). Los pacientes con LOPD también tenían menos probabilidades de tener pérdida auditiva (22% frente a 12%).

Por definición, todos los pacientes con IOPD tenían compromiso cardíaco, al igual que seis de los pacientes con LOPD.

En general, estos datos y otros son indicativos de una gama bastante amplia de presentaciones de enfermedades en Pompe que la dicotomía de IOPD o LOPD realmente no puede encapsular completamente, destacando la necesidad de enfoques más personalizados que se centren en un paciente específico, en lugar de crear categorías amplias pero imperfectas.

Al analizar la información genética de los pacientes, los investigadores identificaron 215 mutaciones que causan enfermedades en el gen ácido alfa-glucosidasa (GAA, el gen que está mutado en la enfermedad de Pompe) entre 108 pacientes para los que había datos genéticos disponibles. Estas mutaciones incluyeron cuatro que no habían sido publicadas previamente, ampliando el número de mutaciones conocidas que pueden causar la enfermedad de Pompe.

Descubrir exactamente cómo una mutación individual se asocia con la progresión de la enfermedad es complicada y especialmente difícil de hacer en un conjunto de datos que, si bien es bastante grande para una enfermedad tan rara, todavía es minúsculo desde una perspectiva estadística.

Aún así, los investigadores notaron algunos hallazgos interesantes; por ejemplo, 12 de los pacientes con LOPD albergaban la mutación c.-32-13T> G, y ninguno de estos pacientes tenía afectación cardíaca.

Además, algunas de las mutaciones más comunes, como c.2560C> T y c.525delT, estuvieron presentes tanto en pacientes con IOPD como con LOPD, lo que resalta aún más la naturaleza relativamente arbitraria de esta distinción. (Todas las mutaciones mencionadas anteriormente se nombran en función del cambio particular en la secuencia de ADN que las define).

En general, este estudio destaca el amplio espectro de la enfermedad de Pompe y da algunos pasos preliminares para comprender mejor cómo las mutaciones individuales están (o no) asociadas con manifestaciones clínicas particulares de la enfermedad. Se necesitará más investigación para comprender mejor estas asociaciones. En apoyo de esto, los investigadores se han comprometido a poner sus datos (sin identificadores de pacientes, para la privacidad de los involucrados) a disposición de “investigadores calificados”.

 

MARISA WEXLER, MS

Artículos relacionados: enfermedad de Pompe, panorama clínico, panorama genético, pacientes,

Fuente: http://bit.ly/2lHHJvL